Noviciado

Es tiempo de formación y de verificación vocacional, es fundamentalmente una etapa de probación. Los novicios verifican si en verdad Dios los llama a la Compañía, si sus deseos y aspiraciones profundas coinciden con dicho llamado y si son verdaderamente libres para seguir a Cristo como jesuitas. A su vez la Compañía comprueba si los que desean entrar en ella poseen los dones naturales y de la gracia que les permiten apropiarse del modo de proceder propio de ella.

La experiencia profunda y transformante de Dios se da a través de los Ejercicios Espirituales que es el experimento central del noviciado.

Tiene como objetivo identificar a los novicios con Cristo y desde esa experiencia personal abrirse a las dimensiones comunitaria, apostólica y de estudios más adelante. Nuestro noviciado jesuita queda en Cotocollao, al norte de Quito.

Puedo decir que el Señor ha sido el centro de mi vida, y teniéndolo a él como centro he podido amarlo, y en El, amar a mis hermanos y hermanas. Muchas veces a causa de mi fragilidad, me he alejado del Señor, sin embargo, como el Buen Pastor ha salido a buscarme y como el Padre Misericordioso me ha acogido como al hijo pródigo.

Con esto Dios mismo me ha ido enseñando a consolar y acompañar a los más necesitados, y me ha invitado a ser uno de sus ministros en la Compañía de Jesús. He aceptado esta invitación del Señor.

Jorge Raúl Lasso, S.J.  Jesuita ecuatoriano – Director de Pastoral de la U. E. Javier , Guayaquil

noviciado_testimonio

 

Acceso