2018ao enero

MINORÍAS RELIGIOSAS EN ASIA

La libertad religiosa es un derecho humano fundamental. Toda persona debe ser libre, individualmente o en unión con otros, para buscar la verdad, y para expresar

abiertamente sus convicciones religiosas, libre de intimidaciones y coacciones externas. La vida de san José Vaz, el nuevo santo de Sri Lanka, nos enseña que el verdadero culto a Dios no lleva a la discriminación, al odio y la violencia, sino al respeto de la sacralidad de la vida, al respeto de la

dignidad y la libertad de los demás, y al compromiso amoroso para todos. Él sabía cómo presentar la verdad y la belleza del Evangelio en un contexto multireligioso, con respeto, dedicación, perseverancia y humildad.

Queridos hermanos y hermanas, pido al Señor que los cristianos de Asia, siguiendo el ejemplo de san José Vaz, se mantengan firmes en la fe y contribuyan cada vez más a la paz, la justicia y la reconciliación. Esto es lo que el Señor y la Iglesia necesita de ustedes.

Papa Francisco

 

Acceso